Luego que habitantes del norte de Bogotá denunciaran la presencia de roedores en un  Autopan ubicado en la carrera novena con calle 82, norte de Bogotá,  la Secretaría de Salud realizó un cierre preventivo para que el establecimiento realizara los correctivos correspondientes.

Sin embargo y luego de una nueva visita realizada el pasado sábado, la entidad evidenció que persistían algunos problemas de salubridad por lo que los sellos debían permanecer, hasta tanto no se solucionaran a profundidad.

En una visita realizada por La W se evidenció que el establecimiento se encontraba abierto y comercializando los productos al público pese a un sellamiento preventivo.

Así mismo, se constató que los sellos que fueron puestos por la Secretaría de Salud fueron retirados y cambiados del lugar. Sumado a esto fueron ocultados con otros documentos para no ser expuestos al público.

Daniel Espinosa, representante legal de Autopan, aseguró que decidieron continuar con el servicio al público puesto que ya habían solucionado los inconvenientes por los cuales se les realizo el llamado de atención sin una previa supervisión de la entidad reguladora, en este caso la Secretaría de Salud.

Fuente: www.wradio.com.co